Consejos para pedir vino en un bar español y no morir en el intento

Muy como la vida misma ! Me encantó.

Maldita Filoxera

Vaya por delante que, por “bar”, no nos referimos a gastropubs, gastrotabernas, loungebares, winebars y demás locales que tanto proliferan últimamente sobre la falsa creencia de que un anglicismo los convierte automáticamente en buenos lugares para beber vino. Por “bar” nos referimos al bareto de toda la vida, al local español por antonomasia, con su póster de equipo de fútbol, su tragaperras parpadeante y su señor cincuentón en nómina, trajinando dycs a palo seco en un rincón de la barra. En suma, al lugar donde todo españolito medio aficionado al vino acaba un día u otro, dependiendo de lo que tarde en fundirse su presupuesto mensual para vino. ¿Cómo saber, llegado ese día, si merece la pena arriesgar cartera e hígado o pasarse mejor a la cerveza? He aquí cuatro pistas para tomar la decisión en los escasos segundos que transcurren entre la entrada en el local…

Ver la entrada original 699 palabras más